Categorías
Córdoba General Pensamientos

José y Maria

Estas dos personas han sido mis suegros, José y María, pocas personas como José he podido conocer, tan fiel como lo demostró ante aquellos terratenientes de Córdoba que lo explotaron  y lo exprimieron como un limón, uno de  esos terratenientes le sacó hasta el jugo de sus huesos. Este terrateniente que tenía fincas enclavadas en la serranía cordobesa, lo tuvo a su cargo para cuidar de ganado cabrío y otras  de distintas especies, y en beneficio le cedía tierras llenas de monte bajo (jaras y lentiscos)  las que podía desmontar para su propio beneficio de hacer picón para luego venderlo, y aquella tierra desmontada podía sembrarla de cereales, los que una vez recolectados tenía que repartir a partes iguales con el terrateniente.

 

suegos - abuelonet.es

 

La finca se encontraba enclavada a unos 10 a 12 kilómetros de la ciudad donde crió a sus cinco hijos de corta edad en aquellos entonces, teniendo como cobijo para resguardarse de las inclemencias del tiempo como la lluvia, el frió y las ventiscas de aire y a veces de nieve una choza, cobertizo o una cueva, según conforme avanzaban en el desmonte de las tierras, siendo todo aquello más bien parecido a los hombres primitivos de Adán y Eva y no a la generación del siglo XX en que se encontraban, siendo estos lugares donde pasaban parte del día y para descansar en la noche, donde carecían de todos los medios necesarios para llevar una vida saludable.

Cuando José tenía preparadas algunas cargas de sacos de picón, su esposa María dejaba a sus cinco hijos al cuidado de los mayores bien en la choza, cobertizo o cueva, la que con una borriquita que tenían se trasladaba a la capital, bien lloviendo, haciendo frió  o cayendo –heladas, para vender su cargamento de tres sacos de dicho producto que servía a la gente para calentar sus viviendas, y que le pagaban a “ tres  pesetas  el saco” que arrojaban  un total de  “nueve pesetas la carga”, con el importe de la venta lo empleaba en comprar comestibles y pan para el consumo de la familia y, si algún día no le llegaba el dinero lo dejaba fiado hasta que volviera otra vez con un nuevo cargamento.

José, en esta situación permaneció bastantes años de su vida, abanzada ya su edad y por su mucho trabajo en el campo, las mojadas de lluvias en su cuerpo, ese frió y aquella humedad lo enfermó, ya cansado, sin fuerzas y agotado para continuar con aquellos trabajos por su profesión, decidió dejar el campo como continuidad, decidiendo  venirse junto a su familia a una pequeña casita que se construyó en un solar que adquirió en un barrio de la ciudad llamado “Zumbacón”.

 

picon - abuelonet.es

 

Posteriormente estando ya residiendo en la ciudad, solía salir al campo para haberse un un poquito de picón que tenía luego que traer a sus espaldas a bastantes kilómetros, para luego posteriormente venderlo entre la vecindad y, de esta manera ayudar algo al hogar.

El pobre José, ya con  62 años de edad, cansado, agotado, enfermo de pulmonía quiso Dios nuestro  Señor recogerlo en su seno para que descansara de esa vida tan indigna donde este hombre dejó su cuerpo, alma y también su sangre en ese “campo lleno de jaras y lentiscos”, para poder sacar adelante a toda una familia.

María su esposa, a pesar de haber trabajado tanto ayudando a su esposo en el campo, el cuido de sus hijos y las grandes caminatas que se daba día tras día para ir hasta Córdoba a vender el picón que José hacía, no estuvo nunca enferma, fue una mujer fuerte y con muchas ganas de vivir. De viuda estuvo viviendo en gran parte en casa de una hija llamada Caqui, la que cuidó con mucho respeto, esmero, cariño y amor de madre y otras veces permaneció en la casa de otra hija llamada María que al igual que la anterior supo respetarla y amarla.

A los 97 años se puso enferma por su deterioro corporal como pudo ser algo de demencia senil, falleciendo en el Hospital General de Córdoba el 3 de agosto de 1998.

Abuelo Andrés.

7 respuestas a «José y Maria»

¡Qué triste es ver reflejados la miseria y el abuso, en el que luchaban por sobrevivir los más pobres (todavía no hace tanto tiempo)en un país en el cual, de repente, todos nos hemos vuelto ricos. Y no sé por qué le extraña todavía a la gente, que haya quién sea de izquierdas, como si ser de izquierdas fuera la más brutal de las opciones.
No temas, Andrés, que yo me meta el política pero lo que me cuentas de la vida de tus suegros podríamaos ponerlo como ejemplo de millones de españoles que vivieron en su tiempo y que cuando quisieron sacar la cabeza esperando la reforma agraria y que las posibilidades de vida cambiaran, se encontraron sumergidos en una guerra que les tocó sufrir sin provocarla. Había que aplastar esas ansias por poner un pedazo de pan en la mesa todos los días del año, por querer calzar y vestir a los hijos y por desear que recibieran instrucción. ¡Hasta ahí podían llegar las cosas! Todos sabemos lo que pasó en este país aunque no es eso exactamente lo que estuvieron contándome en la iglesia, en el colegio y por todos los sitios donde me movía. He tardado muchos años en llegar a la verdad.
Hoy es la segunda vez que visito tu blog. No siempre podré hacer lo mismo pero, como lo prometido es deuda, ya irás recibiendo mis comentarios. Si en algo te molesto, no dudes en hacérmelo saber pues, de ninguna manera, querría yo aportar mi granito de arena a las penas que, ya en demasía, te ha proporcionado la vida y confío que, en otros momentos, también hablaremos de alegrías: este es el único tesoro que no se adquiere con dinero y que podemos disfrutar todos los pobres de vez en cuando.

FRANCISCA:
Que alegría da cuando las personas te leen tus artículos, porque vez que o al menos lo crees que esas personas se estan interesando por tus letras, ya sabes que lo que hago lo es de corazón, por eso el que me le repite otros artículos, espero que llegues de verdad al último, son bastantes como podrás ir comprobando, pero si uno es bueno el otro se va fortaleciendo más, en resumen para no cansarte, que todos son digno de leer y, sobre todo que no me meto con nadie que es lo mejor del internet.
Haber si escuchas los audios que han de gustarte y me dices tu opinión-
Darle un fuerte abrazo a Felix de nuestra parte.

Veo que me has confundido con alguna otra Francisca porque envías un fuerte abrazo para Felix. Hace unos días que visito tu blog y te ido dejando mensajes. Me he apuntado a este tema del blog porque me gusta escribir pero también mucho ponerme en contacto con otras personas. Soy mayaor y una reciente usuaria de la Red. Tengo mi propio blog: «elrinconderaitan.blogspot.com» en el que estoy publicando poesía que es lo que más me gusta escribir pero también tengo el proyecto de contar la vida de un paisano mío -soy asturiana aunque he vivido toda mi vida en Madrid- se llama Cristino García Granda y fue un hombre tan extraordinario que creo hay que hacer llegar, al mayor número de personas que sea posible, cuáles fueran sus hazañas. Hasta mañana, si Dios quiere.

Francisca.
Si es cierto el primer día me di cuenta que no eras quien yo creía, pero me dí cuenta por la edad, ya que aquella persona es más joven que nosotros, subsanado todo y seguimos siendo los mismos.
mandame el nombre de tu página porque no la entiendo bién para meterme en ella.
Mi Correo es:www.abueloenlaonda@hotmail.com
Mi Página es:abuelonet.com
Hasta otro día.
abuelo Andrés de Córdoba andalucia.

Te explico. 1º raitán es una palabra asturiana que significa petirrojo y es el seudonimo que empleo para firmar mis escritos.

2ºLa dirección de mi blog es:

El rincón de raitan. Si lo unes, verás que dice: Elrinconderaitan.blogspot.com

Saludos cordiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *