Categorías
Córdoba Fotos General

La leyenda de la Malmuerta

Bien, sabéis , y si no lo sabéis, nunca es tarde para ampliar nuestros conocimientos, Córdoba forma parte del Patrimonio de la Humanidad, declarado por la  UNESCO en 1984, un privilegio que  pocas ciudades españolas tiene el  placer de gozar.

Pero hoy quiero hablar de “La Torre de la Mal muerta “que encierra bajo sus muros una leyenda que ha ido pasando de generación a generación a lo largo de los siglos y que aquí os voy a contar.

La Torre de la Mal muerta fue construida en el siglo XV concretamente entre 1406 y 1408 por mandato de D.Enrique III. de Castilla. Fue por tanto construida en época cristiana, es de estilo mudéjar.

Esta Torre estuvo unida a la muralla de la ciudad por un arco que aún se conserva. En su interior consta una única sala octogonal. Al pie de la misma hay una  escalinata  para acceder a la sala.

Torre de la Malmuerta

Ahora pasamos a narrar la Leyenda que encierra bajo sus muros.

“Dice la leyenda que hubo un caballero, ascendiente de los Marqueses de Villaseca, casado con una bella dama. Ésta, con un corazón dedicado a los más pobres, salía de casa cada tarde para prestar ayuda en labores de humanitarios en la ciudad, ofreciendo comida y ropas a gentes más desfavorecidas. Este hecho se lo ocultaba a su marido, pues no veía bien que personas de la alta cuna se codearan con la clase baja. El merido, sospechando de estas salidas cotidianas de su esposa fue presa de los celos, creyendo que su amada  salía cada día para encontrarse con un amante, y un día la mató culpándola de adulterio. Mas tarde descubrió la realidad, y sintiéndose  avergonzado  por dicho acto, pidió perdón al rey, el que le mandó construir una torre, cuyo nombre seria  “La Malmuerta” (mal muerta), de esta manera seria recordada durante los siglos.”
Lo cierto es que no mucha gente de Córdoba  conoce esta leyenda.
Esta Torre, aunque no suele ser un referente de interés turístico en esta ciudad que es Córdoba,  se encuentra situada en una zona por la que pasan a diario muchas personas bajo su arco, siendo testigo mudo del paso de los años.
Personalmente, yo la veo y paso casi a diario bien andando o desde el bus por ser un paso obligado para ir al centro de la ciudad y siempre recuerdo esta leyenda que mis antepasados me contaron hace bastantes años.
Si visitáis Córdoba, además de ir a los sitios de interés, ya sabéis donde encontrar esta
preciosa Torre, junto a la Plaza de Colón.

9 respuestas a «La leyenda de la Malmuerta»

Andrés, me parece recordar que fue aquí en la Malmuerta donde te declaraste a la que es tu mujer. Perdoname si estoy equivocada: mi memoria me juega malas pasadas. Para tí tiene el recuerdo más hermoso, seguramente.

Acabo de leer tu comentario sobre ese tema de picaresca en el ejército italiano. Te puedo creer porque además tu eras guardia civil. ¡Pues ahí es nada! Casi teníais que pedir permiso para «estornudar». Y después de tantos años de democracia, aún siguen castigando con penas severas faltas muy leves.

No es ni era mi intención entrar en el comportamiento del ejército sino en el tema de la picaresca y cómo puede aparecer en cualquier estamento de la sociedad en cuanto se abre el menor portillo por donde escapar. Por cierto, al final del artículo también hablo de 16 miembros de una familia -no militares, por supuesto-que cobraban por «invalidez permanente.»

Lo que yo pretendo comentar son «noticias curiosas», sobre cualquier tema, en cualquier lugar del planeta que se produzcan y que no tienen eco en los grandes rotativos ni cadenas de prensa porque son noticias que no reciben ningún apoyo de los partidos políticos; de las esferas de la economía o del mundo de los deportes. Con las noticias de ciencia casi sucede lo mismo aunque con éstas -si son muy llamativas- algunas veces, merecen algún comentario.
En resumen, a mí lo que me interesa es el comportamiento de las personas, por ejemplo: el chino enfrentándose solo a la potente constructora; el hombre que da la vuelta al mundo «corriendo» en solitario; la mujer australiana de 89 años que se lanza en paracaídas, etc., etc.

Un abrazo para tu mujer que espero siga tirando de la vida. Con afecto y agradecimiento por tus visitas a mi blog.

He visto tu a pellido y somos un poquito de familia, pues mi padre se llamaba de segundo apellido Garcia y procedia de Pedro Abad (Córdoba),Te lo manifiesto por si hubiese alguna relación.Maria te envia muchos abrazos y un gran saludo de este tu buen amigo Andrés.

Cómo le va, abuelo Andrés? ( Si me permite llamarlo así.
Le escribo desde Argentina, donde vivo .
Mi abuelo era de Almería, Albox. Se llamaba Diego Torregrosa Carmona.
Me ha dad mucha alegría saber de usted a traves de un periódico de mi país. Así que me vine a visitarle.

Le dejo mi abrazo! Aquí tenemos una Provoncia llamada Córboba, hermosa por cierto, pero no tan antigua como la suya.

Un abrazo y me daría muchísima alegría recibirlo por mi blog…un poco me imaginaría que viene mi propio abuelo. Un abrazo! Le espero si gusta.
Estamos conversando sobre esos momentos en que uno se siente…feo.
Usted los ha tenido???
Cariños!

FERIPULA
Un saludo por tus letras en mi blogs,estoy muy bien de salud y muchísimas ganas de escribir a mis amigos y hoy como no a tí argentinita, es un placer hablar con personas de ese país el que me encanta sus conversaciones y en especial su habla.Ya se que existe en tu Argentina una ciudad llamada como la mia CORDOBA la que tambien es preciosa.
Me alegra saber que tu abuelo fuera de Almería, yo tuve un amigo en Córdoba que se llamaba Manuel Torregrosa el segundo apellido no lo recuerdo, fue Guardia Municipal y posteriormente Guardia Civil estando ambos juntos en la Academia de ese Benemérito Cuerpo.
Un abrazo de este andaluz cordobés para ti y familia, pasame tu blog para contaztar con tigo.

me encantan las leyendas, y por que negarlos, las españolas y las andaluzas más, y si son «creibles» más aún. me encantaron las leyendas de becquer y… creo que esta historia contada más largamente y con mas vueltas (y metiéndole el fantasma, por supuesto) tendría mucho tirón… jajaja.

hablando más en serio, estas historias me encantan, y me parecen super interesantes, porque a veces las cosas tienen un por qué que desconocemos, puede ser verdad, o no , puede ser parte de la historia o las habladurías del pueblo pero de una forma o de otra son parte de la historia del pueblo… y como tal merecen ser conocidas. gracias por contarla :D:D:D

Hola Abuelo Andres, me ha gustado mucho tu página web, sobretodo las historias que cuentas de Córdoba, que es una pena que se vayan perdiendo.
Llegué hasta tu pagina, buscando información sobre el palacio de Orive y me he quedado asombrada de la historia que nos cuentas.
Te agradecería que si sabes más historias curiosas de Córdoba, nos las cuentes, ya que como te digo se van perdiendo y es una pena.

Muchas felicidades por tu página y un saludo de una cordobesa 😀

hola soy una cordobesa que hoy les escribe a los incredulos para decirles que es una historia muy bonita pero tan verdadera como que se lo estoy diciendo ahora si si verdadera y ademas en Córdoba no es que la sepa poca gente es que toda ella la conoce y si pasa de padres a hijos para que perdure en el tiempo solo que se te ha olvidado una parte de la historia alla va: cuando el marido se entero de las salidas de su amada no dudo ni por un momento que ella le era infiel asi que un dia la amarro de una soga y la dejo morir en aquella torre sola para que pagara por el daño que a este le habia causado y fue entonces en aquel tiempo en el que ella moria cuando el amado caballero se entero de los que haceres de su esposa. Este sin perder el tiempo fue a socorrerla con tan mala suerte, que ella ya había expirado fruto del ahogo de la soga de la que colgaba y el se lamento al rey quien le dio el nombre de la malmuerta. Desde entonces cuenta la leyenda que cada noche desde aquel fatidico suceso se escuchan los gritos de la mujer pidiedo clemencia para que alguien le corte la soga. Es mas, si agudizas bien el oido los oiras.

CORDOBESADELOSPIESALACABESA.-
Es muy cierto que rara persona cordobesa no sepa la historia a la que nos referimos. También puedo agregar a la misma que este abuelo en el mes de noviembre del año 1945 debajo del arco de esa preciosa torre conoció a la que hoy día es mi esposa María, allí fue donde entre otras cosas le dije:

No te vayas mi amor,
Que estoy muy solo.
No te vayas por favor
Que te tengo miedo quede
mi alma
desolada y sin tu amor.

Esta historia histórica para este abuelo la puedes conocer si te place en «CAPÍTULO V. DE VIVENCIAS ESCRITAS DE UN ABUELO PARA SUS NIETOS».
Yo me he criado en el Barrio de San Lorenzo, San Rafael, Calle el Cristo entre otras, nací en la Rivera, hice mi primera comunión en San Andrés y me case en ese barrio llamado de los «Piconeros y Toreros» Santa Marina.
Un cordial saludo.
abuelo Andrés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *