Categorías
General Pensamientos

Mi infancia no pudo tener un mecano

Sin duda  alguna la mejor etapa de mi vida ha sido  mi infancia, fue  cuando verdaderamente pude disfrutar al máximo todo lo que me rodeaba. Realmente le agradezco a “Dios” el que me haya regalado esos años en los que fui completamente feliz.

 

abuelo andres - abuelonet.es

 

Soy el primero de ocho hermanos, fui un niño muy tranquilo y obediente, de hecho  mamá  siempre me ha dicho que era “demasiado tranquilo y bueno”, yo pienso que por lo menos no les di mucha lata a mis padres. Después nacieron mis hermanos y las cosas ya cambiaron ya fui teniendo con quien jugar y mis padres tenían un mayor entretenimiento con todos nosotros. Y así empezó una de las mejores épocas de mi vida pasándola siempre jugando con mis hermanos y con dos amigos especiales que nunca dejaré de recordar llamados Rafalito y  José, este último fue el autor directo de  romperme la muñeca del brazo izquierdo  en uno de los juegos entre niños, nunca había tiempo para aburrirnos la verdad que me lo pasé muy bien.

Lo único que a mi infancia le faltó para disfrutarla completa fue el no haber tenido un “mecano juguete” con el que se construyen infinidad de figuras, (son piezas de metal  que juntándolas mediante tornillos, tuercas, arandelas etc  podías .formar diferentes  figuras); el mecano en aquellos tiempos de mi infancia era uno de los mejores juguetes para  el disfrute de los niños. Este  juguete  para mi fue el más deseado, tuve una gran ilusión   en mi infancia en conseguirlo, pero  nunca jamás pude posarlo entre mis manos y jugar con el, creo yo que los motivos  pudieran haber sido motivados en tener siete hermanos más y pocos recursos monetarios mis padres para  poder comprármelo, quedándome  para siempre en mis sentimientos no haberlo tenido.

 

abuelonet - mecano

 

¡Tu joven que estás leyendo estas líneas puedes comprobar lo que se puede pasar de niño  cuando  esa  infancia te pide un deseo no alcanzable  para ti!
¿Puedes imaginarte tener un deseo de niño y no poderlo alcanzar?
¿O cuando tus ojos están llenos de lágrimas por razones que tus padres no pudieron realizar?
¿Cuáles han sido tus respuestas a estas preguntas?

Sin embargo cuando se  llega  a ese  convencimiento de que es mas fuerte el dinero que la infancia de un niño, ahora quedas lleno de gordura , razonando que aquél “mecano juguete” no podía ser para un  niño pobre de riqueza pero  rico  en sus sentimientos  a esa  experiencia ajena a la razón de los  sentimientos infantiles que yo quise acariciar  con esas manos de  mi niñez y que jamás  logre.
He pensado muchas veces como sería mi   “Dios  ideal“ y lo he asumido como tal.

Abuelo Andrés.

                                            

4 respuestas a «Mi infancia no pudo tener un mecano»

Aprender a que la vida no puede darte todo lo que deseas es una buena lección y, cuanto antes se enfrente uno a ella, pues será mejor. Yo creo que los niños pobres aprenden a hacer uso de su imaginación para divertirse: cuestión que ahora tal y como están las cosas, me parece a mí, que de imaginación vamos todos un poco faltos ya que estamos hartos de todo y, de este modo, tampoco somos felices. En la vida de un niño debe haber felicidad, juegos, juguetes, alimentos, educación: es decir que no le falte de nada pero que todo sea con moderación. Es bueno que algunos deseos queden sin cumplir: esto nos hará valorar las cosas cuando las adquiramos. Recuerdo de mi infancia que no tenía juguetes, (me tocó la época de la guerra y la postguerra y con mi madre viuda) para juguetes estaban las cosas cuando la verdadera batalla era qué se podría comer cada día. Sin embargo, recuerdo el cariño y la alegría de mi madre y que era capaz de repartir con alguien que siempre estaba peor que nosotros. ¡Qué consecuencias terribles las de aquella guerra!
Estabamos mal todos -el pueblo pasaba hambre- y cuando llegaba a casa algún mendigo mi madre siempre rebuscaba a ver de qué podíamos deshacernos: algunas veces he sido consciente de que prescindió del trocito de pan de su cena para darlo a un desconocido. Siempre decía lo mismo: «pedir es lo último a lo que una persona puede llegar». No hacía más comentarios. Y era suficiente y creo que esas normas fueron para mí, más valiosas que las preciosas muñecas «Gisela» que nunca pude tener.

Francisca
Creo que tu has pasado las mismas calamidades que yo, tanto por la guerra civil como la postguerra, a ti te hubiera hecho ilución haber tenido esa muñeca» Gisela», para fué tener un «mecano», pero que le bamos a hacer, Dios quiso no fuera de esa forma y nos díó a cambio más vida y más amor para compartir con los demás..

hoy en dia no se disfruta de la infancia. hoy tienen todo lo que quieren (y mas, y muchas veces si los padres son divorciados mas… y si son hijos u nicos mas, y si los padres no pueden estar con ellos mas… por el sentimiento de culpa y para entretenerlos.) estan atontados, no saben salir a la calle a jugar, no saben disfrutar jugando al pilla pilla, o con una pelota que estabamos entretenidisimos, y eso que yo no soy de los de antes que se tenian que hacer todos sus juguetes (aunque tambien me los he hecho) a mi me encantaba trepar a los arboles, correr, llegar a casa con los zapatos llenos de arena, los leotardos rotos y heridas en todas partes. disfrutabamos jugando (y no tanto como antes, pero mucho mas que ahora) nos relacionabamos, jugabamos al rescate chicos contra chicas, y despues saltabamos a la comba o jugabamos a pelearnos, no nos sentabamos a ver la tele casi nada porque nos pasabamos el dia en la calle… no jugabamos con las consolas… y no teniamos todo lo que queriamos.
yo frustraciones de ese tipo de esperar algo para reyes año tras año y no tenerlo… muchas, de hecho, una de ellas me la compre hace poco… y una de las mayores alegrias fue cuando me trajeron el tragabolas, dspues de muchos años pidiendolo… ya ves.. el tragabolas… y ahora el que no tiene una PS» o una PSP o una XBox o algo asi… es porque no es del planeta. increible.
¿seguro que los adelantos son buenos? ahora los niños no son felices, y tienen todo lo que quieren, antes no tenian nada de lo que querian y eran felices…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *