Categorías
General

Mis cines de verano mueren

Los cines de verano de mi ciudad Córdoba son viejos, tan viejos que podríamos considerarlos hoy día, como verdadera historia del cine andaluz.

El cine de verano pertenece a la intimidad del cordobés quizás por eso son desconocidos para el visitante.

Los cines de verano pertenecen a la más bonita de las memorias de todos y cada uno de los cordobeses.

En mi infancia fueron la mayor alegría que tuve por el disfrute de los mismos, también han sido la crianza y continuación de mis hijos. En ellos hemos pasado muchas noches duras de calor, pero gracias a ellos su frescura al estar regado su albero, sus paredes cubiertas de una vegetación que producían un agradable perfume de jazmines y damas de noche. Y aunque parezca mentira, cuando una buena película ha comenzado todo el mundo calla.

Ahora como si de un funeral se tratara, las palas mecánicas y escavadoras han roto para siempre dos de los más emblemáticos cines de verano de mi ciudad, el cine Olimpia y el Fuenseca ambos ya en manos de constructores, que en poco tiempo ofrecerán carísimas casitas adosadas..

Nuestros barrios quedan sin espacios abiertos que aun le quedaban, y que tan necesarios son ¿ Es que son propiedades privadas?, ya lo sé, y como tales pueden comprarse y venderse también.

Cines de verano


El cordobés necesita esos espacios y los va a necesitar más que una carretera con el calor que se nos avecina.A corto espacio de tiempo llenaran los bolsillos de algunos “capitalistas” en una absurda carrera por llegar a ser los más ricos.

Quedará destruido para siempre uno de los hechos culturales más queridos de nuestra ciudad.
Descansen en paz los cines de verano de mi tierra.
Abuelo Andrés.

8 respuestas a «Mis cines de verano mueren»

Como viene siendo habitual, es una delicia leerte… En Madrid también estamos perdiendo los cines, y, -no te ofendas, que no quiero comparar- cines históricos. Esto ya empezó en el pueblo de Madrid donde vivo: empezaron a desaparecer, algunos porque no generaban ganancias y otros por los fines que tú señalas, mientras que ganan terreno los cines de centros comerciales, quizá más cómodos o más modernos o más lo que sean, pero carentes del encanto de los cines del barrio.
Un abrazo, Andrés.

Gustavo.
Sobre esos cines lo que tenían en aquellas fechas de las que yo hablo es cuando al menos en mi casa, no existian los aires acondicionados y teniamos que irnos a esos históricos cines y pasar las noches angustiosas de calor, lo pasabamos mas frescos que en las viviendas, pero la evolución sigue y tenemos que conformarnos con ella.
He visto algunos de tus artículos, me ha gustado el que tienes del discurso de ZZ con el himno que es lo que me ha gustado bastante.
Un abrazo Gustavo de este abuelo Andrés..

Los cines de verano hace ya tantos años que desaparecieron de los barrios de Madrid: son recuerdos de mi niñez. Hace algunos años,me parece que fue a iniciativa de un alcalde socialista pero tampoco lo aseguro, podíamos acudir al Retiro. Y claro qué era una delicia gozar del pequeño placer y del frescor pero han llegado otros -en este país es así como los políticos se realizan: no tomando nuevas iniciativas sino destruyendo lo que estaba bien- y trasladaron el cine de verano tan lejos de la zona centro que supongo que habrán acabado con la iniciativa porque eso era lo que se buscaba. La verdad es que todos nos callamos. Nos dejamos arrebatar las pequeñas cosas buenas para terminar añorándolas. Pues hay que hacer lo imposible porque esos pequeños espacios no se pierdan: el mejor aire acondicionado es el natural y, además, no consume energía y esto hay que tenerlo muy en cuenta.

Saludos a María. Hasta mañana.

FRANCISA.
Ya se tambien por tu edad que has conocido estos cines de los que hablo,efectivamente en aquella época eran necesarios como lo son hoy los aparatos de aire acondicionado, no se me puede olvidar de jovencito
lo que nos divertíamos en eso cines de verano comiendo nuestras pipas y altramuces, tambien teníamos los inconvenientes de los chinques que salian de las sillas de anea, que cuando le llegaba la calor nuestra salian a picarte, bueno, pero lo pasabamos bastante mejor que sudando la gota gorda como por aquí decimos los andaluces..
Besos de Maía para ti y familia

puffff, están desapareciendo en todas partes, y con lo que me gustaban.. en la playa… el cine… viendo las estrellas… el olor a jazmin… es cierto que es donde más frío he pasado (que recuerde) pero… es una verdadera pena, ahora lo que vende son macrosalas con palomitas, dolby surround y tal, se pierde el encanto… no es lo que «la gente pide» pero es lo que gustaba… qué pena… dentro de poco no quedará ninguno.

Es cierto ya mismo no quedará ninguno, en mi ciudad creo quedan de esta clase cinco o seis, es cierto que swe pasaban unas noches muy buenas y a finales de los veranos se notaba el fresquito, pero lo pasabamos bastante bien.
Gracias por leerme..
Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *