Categorías
Mi Diario Momentos vividos Nietos Pensamientos

Vivencias escritas de un abuelo para sus nietos

CAPITULO II.

Muy próximo al domicilio de mis padres en calle Portería de Santa María de Gracias, frente por frente a unos cuatro metros de ella se encontraba un Convento de Monjas de Clausura, este convento desaparecido por su estado ruinoso en el siglo XX y se abre una gran plaza a la que se le ha dado el nombre del Poeta Juan Bernier, y a una distancia de unos cien metros aproximadamente cayeron varias bombas enviadas por los aviones entre las calles Custodio, Roelas y en la Iglesia de San Rafael muriendo una persona cuando circulaba por aquellos lugares.

Eran tantos los peligros que asechaban nuestras vidas que mi padre llegó al extremo de tener que realizar por si sólo una especie de refugio en el hueco de la escalera de nuestra casa para evitar los peligros de los bombardeos, con algunos tablones gruesos y colchones de nuestras camas logró finalizar mencionado refugio, ya que nos encontrábamos en medio de dos fuegos el Convento y la Iglesia punto de mira por el