Categorías
Fotos Mi Diario

Vivencias escritas de un abuelo para sus nietos

CAPITULO VIII

Nuestra hija Mari-Cruz tuvo una niñez llena de felicidad como lo fue después siendo mocita y mujer, fue muy querida y amada por todos, ejemplar, educada, alegre y muy exquisita con los demás.

Contrajo matrimonio en el año 1988 transcurriendo su vida bastante bien y de cuyo matrimonio tuvieron dos hijos Mari-Cruz y Francisco. A los doce años de su matrimonio se notó un bultito en uno de los senos lo que alertada de lo que pudiera ser inmediatamente se pudo en contacto con los médicos entendidos en la materia quienes le diagnosticaron ser un cáncer de mama sin respetar edad ni condición física.

Tuvieron que aplicarle la quimioterapia motivo por el cual se le cayó el pelo cabelludo no dramatizándose por dicho motivo, al contrario se compró una peluca para estar más vistosa y demostrar entereza y voluntad para vencer la enfermedad.